lunes, 16 de octubre de 2017

Bolitas de patatas

Con las patatas se pueden preparar cientos de recetas ya que son económicas, ricas y muy fáciles. Pues estas bolitas no son una excepción. 

Su preparación es muy sencilla, tal vez lo más engorroso es tener que freírlas pero el resultado lo compensa.


En esta ocasión no he querido hacer hacer ningún relleno, pero esta receta nos sirve de base para "mejorar" la receta, por ejemplo, con taquitos de jamón serrano, bacon, queso, etc.

INGREDIENTES (para 20 bolitas aproximadamente):

- 2 patatas medianas
- 75 grs. de mantequillla
- 2 huevos
- Sal
- Pimienta negra
- Aceite de oliva virgen extra

Para el rebozado:

- Harina
- 1 huevo batido
- Pan rallado


PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será cocer las patatas. Yo lo que hago es pelar las patatas y cortarlas en trozos grandes. Después las pongo en la olla a presión con sal y agua. Cuando suban los dos anillos lo apago y espero a que baje la presión.


Una vez cocidas las patatas las machacamos con la ayuda de un tenedor hasta conseguir un puré. Le añadimos los dos huevos, la mantequilla (mejor que esté a temperatura ambiente), la sal y la pimienta. Mezclamos todo bien y lo llevamos al frigorífico durante un par de horas para que la masa espese.


Pasado ese tiempo, y con la ayuda de dos cucharillas vamos formando bolitas.


Las pasamos por harina, huevo y pan rallado y las freímos a fuego medio en una sartén con aceite de oliva o una freidora.


Las sacamos a un plato con papel absorbente para retirar el sobrante de aceite y a disfrutar.


Como he dicho antes podemos añadir al relleno jamón, bacon, queso rallado y así mejor la receta. 


Y al igual que las croquetas, una vez formadas podemos congelarlas y así tener hecho todo el trabajo para otro día.

Podemos comerlas junto con alguna salsa de tomate o de alioli.

¿Os animáis a probar?

lunes, 9 de octubre de 2017

Musaca

Hoy nos atrevemos con un plato típicamente mediterráneo la musaca. 

Su origen es árabe pero la más famosa es la griega, y como siempre vamos a hacerla un poco a nuestro gusto, ya que la original presenta algunas diferencias, por ejemplo en muchos sitios ponen como base patata, la carne que utilizan es de cordero y sobretodo por encima no emplean la clásica bechamel, sino una mezcla de queso feta, yogur y huevo que le da un toque diferente.

Sin embargo para el día a día vamos a hacer una versión más simple con ingredientes que todos tenemos por casa.


INGREDIENTES (para 2 personas):

- 2 berenjenas
- 250 grs. de carne picada de ternera
- 1 diente de ajo
- 1/2 cebolla
- Salsa de tomate frito
- Salsa bechamel (Harina, leche y mantequilla)
- Queso rallado

PREPARACIÓN:

Comenzamos lavando las berenjenas y cortándola en rodajas. Las metemos en un bol con agua y sal para que pierdan un poco de amargor. 

Secamos bien y las vamos pasando por la plancha hasta que estén bien hechas. Reservamos


Por otro lado, cortamos el ajo, la cebolla finita y añadimos la carne picada. Cuando esté lista añadimos salsa de tomate. Salpimentamos al gusto y cocinamos durante unos minutos.




Ya sólo queda preparar la salsa bechamel. Ponemos en un cazo un poco de mantequilla y cuando esté derretida ponemos una cucharada de harina. La cocinamos bien y poco a poco añadimos la leche. Debemos conseguir una bechamel consistente. Salpimentamos al gusto.


Ahora es el turno de emplatar.

Para ello comenzamos poniendo una capa de berenjenas, otra de carne y así hasta tener tres pisos. Por últimos ponemos por encima la salsa bechamel, ponemos queso rallado y al horno.



Gratinamos durante 10 minutos y listo.

Plato contundente, perfecto con una ensalada y un vinito.



Seguro que si lo probáis repetís. 



La próxima vez probaré con carne de cordero (o mezcla) y en lugar de la salsa bechamel, la genuina de queso feta, yogur y huevo. De esta forma nos acercaremos más si cabe a la receta original.

¿Os animáis a probar?

lunes, 2 de octubre de 2017

Patatas guisadas con costillas

No hay nada mejor que un buen guiso, plato de cuchara de toda la vida que en casa tomamos como plato único, ya que es consistente y al que le va genial un buen vino tinto y como no, un buen pan con el que mojar.

En esta ocasión lo haremos con costillas de cerdo y en la olla a presión, por lo que vais a ver como en muy poco tiempo tenemos un plato de lujo.


INGREDIENTES (para 4 personas):

- 3 patatas grandes
- 800 grs. de costilla de cerdo
- 1 zanahoria
- 1/2 cebolla
- 1 diente de ajo
- 1 cucharada de pimiento choricero o de tomate concentrado
- Aceite de oliva virgen extra
- Agua
- Sal y pimienta
- Pimentón dulce (opcional)


PREPARACIÓN:

Ponemos un poco de aceite de oliva en la olla y tras picar la cebolla y el ajo, lo rehogamos ligeramente.

Pelamos la zanahoria y la cortamos en trozos no muy grande.

Ahora cortamos las costillas, salpimentamos y las doramos.

Añadimos la carne del pimiento choricero o en su defecto el tomate concentrado. Si no tenemos podemos añadirle una cucharita de pimentón dulce.

Pelamos la patata y chascamos la patata, para que al cortarla de esta forma irregular suelte el almidón y nos ayude a espesar la salsa final.

Y por últimos añadimos el agua, sin llegar a cubrir del todo.


Cerramos la olla rápida y dejamos durante 7 minutos desde que suban los dos anillos.


Y listo.



Una vez que baje la presión tendremos un plato de cuchara con una sabor fantástico y muy completo, que podemos acompañar con una ensalada. 


Sin duda los platos de cuchara de toda la vida son mis preferidos.

¿Os animáis a probar?

lunes, 25 de septiembre de 2017

Pan de pipas

Hoy vamos a preparar unos panecillos, grisines o colines (como queramos llamarle) de pipas.

Son muy crujientes, sanos y deliciosos, que se hacen en muy poco tiempo y se conservan muy bien. 

En esta ocasión con pipas de girasol, pero podemos optar por cualquier otra variedad de semillas.

INGREDIENTES (para 10-12 unidades):

- 150 grs. de harina de fuerza
- 150 ml. de agua
- 50 grs. de pipas de girasol
- 25 ml. de aceite de oliva virgen extra
- 3,5 grs. de levadura seca
- 1/2 cucharada de miel
- 1 cucharadita de sal
- Sal en escamas (opcional)


PREPARACIÓN:

Comenzamos precalentando el horno a 220ºC.

Lo siguiente será tostar ligeramente las pipas para que adquieran más sabor. Para ello las ponemos en una sartén a fuego medio, sin nada de aceite, y vamos removiendo para que no se quemen durante 5 minutos. Reservamos.


En un bol ponemos todos los ingredientes excepto un cuarto de las pipas (15 grs.) y mezclamos bien, hasta conseguir que todos los ingredientes se integren. 

Podemos usar la Therrmomix, volcando todos los ingredientes y mezclando durante 10 segundos a velocidad 2. Debe ser a velocidad baja para no picar las pipas.


La masa la ponemos en una manga pastelera y sobre una bandeja de horno con papel sulfurizado formamos los panes, tal y como podemos ver en las fotos.


Completamos con las pipas que teníamos reservadas y si queremos, un poco de sal en escamas por encima que le da un toque genial.

Horneamos a 220º C durante 15 minutos o hasta que veamos que estén doradas.


Dejamos enfriar sobre una rejilla y a disfrutar.


Es un snack fantástico, fácil de hacer y con un sabor delicioso. 


Además permite darle diferentes toques, como ponerle un poco de parmesano, orégano o cualquier otro que nos guste.

¿Os animáis a probar?

lunes, 18 de septiembre de 2017

Galletas en churrera

Aprovechando que la churrera trae diferentes tipos de boquilla, vamos a preparar unas galletas muy sencillas, que gracias a una alargada, nos da como resultado estas apetitosas galletas.

Como veis su preparación es muy rápida y sencilla, y al usar manteca conseguimos una textura muy crujiente.


INGREDIENTES:

- 275 grs. de harina
- 1 huevo
- 100 grs. de azúcar glas
- 70 ml. de leche
- 70 grs. de manteca de cerdo (a temperatura ambiente)
- 1/2 cucharadita de bicarbonato
- 1/2 cucharadita de canela en polvo
- Azúcar y canela para espolvorear


PREPARACIÓN (Thermomix):

Lo primero será hacer el azúcar glas. Para ello la ponemos en el vaso y pulverizamos 10 segundos a velocidad 5-7-9.

Añadimos el huevo, la leche, la canela y la manteca y mezclamos durante 3 minutos a velocidad 5.

Por último, incorporamos la harina y el bicarbonato y mezclamos durante 5 segundos a velocidad 6 y amasamos 3 minutos a velocidad espiga.


PREPARACIÓN (Clásica):

En un bol ponemos el azúcar y el huevo y mezclamos bien. Añadimos la leche y la canela. Finalmente vamos añadiendo la harina y el bicarbonato poco a poco, con la ayuda de una cuchara de madera, para acabar usando las manos hasta conseguir una mezcla homogénea.

¤¤¤¤¤¤

A la masa le damos forma de bola y la tapamos con papel film para llevarla 1 hora al frigorífico.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Pasada la hora, ponemos la masa en nuestra churrera y vamos haciendo tiras que iremos cortando según el tamaño que queramos darle a nuestras galletas.


Si no tenemos churrera podemos hacer las galletas empleando un rodillo para darle el grosor deseado y un cortapastas para darle forma.

Las colocamos en una bandeja de horno con papel sulfurizado y la espolvoreamos azúcar y canela por encima.


Horneamos durante 10- 12 minutos a 180ºC.


Sacamos a una rejilla para que se enfríen y a disfrutar.


A mi me gusta conservarlas en una caja de lata ya que se conservan genial durante bastantes días.

El toque de canela es fantástico y las hacen irresistibles.


Con estas cantidades tendremos como 60 galletas y aunque parezcan muchas desaparecerán muy rápidamente.

¿Os animáis a probar?